Bogotá más que una ciudad.

Cuando llegué a “El Dorado” (el aeropuerto de Bogotá) mi corazón estaba latiendo rápido de felicidad. Pude ver como si de una película se tratase, todo lo que había tenido que pasar para poder estar viviendo ese momento. Mientras me dirigía hacia migración, tengo que reconocer que agradecí a la ansiedad el haber aparecido en […]

a través de Bogotá. — Ansiedad Amiga

Anuncios